Ventajas de la digitalización de los sistemas PACS

ventajas digitalizacion sistema pacs

Descubre las ventajas de elegir un sistema PACS para digitalizar las operaciones de los servicios de radiología e imagenología.

La digitalización es la transformación de procesos analógicos y objetos físicos en digitales. Un método para lograrlo es escanear objetos físicos para almacenarlos posteriormente, ya sea en un disco duro o en la nube.

De esta manera, todo lo que antes se hacía manualmente y generaba costos innecesarios, gracias a la digitalización se ha vuelto mucho más sencillo, rápido, eficiente y accesible

En este sentido, la digitalización supone un gran ahorro de tiempo y recursos en la gestión y almacenamiento de estudios radiológicos. En solo unos cuantos pasos se puede realizar una interpretación y enviar un reporte de resultados, lo que usando un sistema tradicional, requiere de mucho más tiempo.

¿Qué significa PACS y RIS?

Los PACS son sistemas de almacenamiento, gestión y comunicación de imágenes médicas, como lo indica la traducción de sus siglas: Picture Archiving and Communications System. Usando este sistema, se pueden gestionar imágenes clínicas provenientes de diversas modalidades o métodos diagnósticos (rayos X, ecografía, tomografía, resonancia magnética, etc.).

Por otra parte, RIS es la sigla de Radiology Information System, es decir, sistema de información de radiología. Estos sistemas se encargan de la gestión de departamentos de imágenes diagnósticas con diversos módulos.

Estos módulos abarcan: agenda, ficheros de identificación, registro y códigos de pacientes y exploraciones, informes médicos, facturación, estadística, control de casos, docencia, casos en seguimiento, correo electrónico instantáneo y gestión de bibliografía, entre otros.

Tanto los sistemas PACS como RIS han contribuido al proceso de digitalización de clínicas, hospitales y consultorios médicos. En consecuencia, se ven considerables aumentos en la productividad del personal, y disminución de gastos en distintos rubros.

Procesamiento y digitalización de imágenes médicas

A mediados de los años 80, se creó un estándar de comunicación para imagen en formato digital, el cual fue denominado DICOM (Digital Imaging and Communications in Medicine). Es un protocolo que permite compartir imágenes médicas sin importar la marca de la modalidad diagnóstica. 

Se puede decir que este fue el comienzo de la digitalización en la medicina, pues se obtuvieron imágenes que se pueden transmitir a través de la red. Posteriormente, se pueden almacenar en dispositivos universales, gracias al formato DICOM. Del mismo modo, los médicos pueden realizar interpretaciones de estudios usando un visor DICOM.

En sus inicios, las imágenes digitales más utilizadas fueron las provenientes de tomografías computarizadas, resonancias magnéticas y ultrasonidos o ecografías. En la actualidad prácticamente todas las modalidades diagnósticas son compatibles con el formato DICOM.

Adquisición de las imágenes médicas digitales

La adquisición de las imágenes digitales consta de dos modalidades principales: las que se procesan directamente de forma digital y las que se obtienen a partir de una placa física.

En el primer caso, la información adquirida a través de los métodos de estudios por imágenes, se procesa en una computadora en códigos binarios. Como resultado se obtiene la imagen digital, la cual se puede almacenar o comunicar por medio de la red. 

Por otro lado, en el segundo caso, se digitaliza manualmente por medio de un digitalizador de placas radiográficas, obteniendo la información numérica que se procesa de la misma manera para digitalizar la información en una imagen.

Ubicación de las imágenes médicas digitales

Los sistemas de digitalización de imágenes médicas operan en consonancia con el sistema PACS.

De esta manera, el almacenamiento de las imágenes digitalizadas residirá en dos memorias: primaria y secundaria.

Memoria primaria (Caché primario)

Este tipo de memoria se compone de los discos duros de los servidores y es la más conocida y utilizada por los dispositivos en general.

En esta memoria de trabajo, el sistema PACS almacena los estudios que recibe o envía y a los cuales el Cliente PACS podrá acceder momentos después (incluso en segundos, dependiendo de los sistemas). 

Este tipo de memoria tiene un principal inconveniente: su reducido espacio. Es por ello que es una memoria temporal que almacena pocos estudios cada vez. Dependiendo de la memoria disponible, las imágenes pueden guardarse desde unas semanas hasta unos meses.

Su principal ventaja radica en su gran velocidad de acceso. debido a que el funcionamiento de la memoria caché en general, la convierte en una ubicación de acceso rápido.

Desde un punto de vista tecnológico, el futuro de los sistemas PACS apunta a que los equipos dispongan de cada vez mayor cantidad de memoria de este tipo, principalmente por el beneficio del costo por Mb que supone. 

Memoria secundaria (Archivo)

Este tipo de memoria se utiliza cada vez menos, en especial desde la llegada de servicios de almacenamiento en la nube.

Tiene la finalidad de almacenar los estudios que recibe la memoria primaria de forma permanente.

Se caracteriza por ser una ubicación de acceso lento. Evoca a los principios un tanto manuales de la informática, ya que se compone de cintas DLT, discos ópticos MOD, CD o DVD, los cuales usualmente reposan en un armario o bodega.

Memoria remota (Cliente PACS)

Un gran beneficio del sistema PACS es que las estaciones clientes pueden configurarse con su propia memoria de almacenamiento para poder recibir copias de estudios sin tener que solicitarlos. Esto supone un gran ahorro de tiempo.

La desventaja de este tipo de memoria es su capacidad, la cual está muy limitada al tipo de estación. 

No obstante, su gran ventaja es la posibilidad de disponer de forma inmediata de cualquier estación remota de estudios.

Beneficios de la digitalización de los estudios por imágenes

La tecnología tiene como finalidad la optimización de las labores humanas, haciéndolas más cómodas, rápidas y accesibles para todo el mundo. 

Es por ello que la digitalización de los estudios clínicos de imagen trae consigo una serie de beneficios:

Ahorros

La reducción de costos en las empresas, sin importar su área, ha sido uno de los efectos más importantes de la digitalización. 

Así se han podido reducir costos en diferentes ámbitos como la producción, la mano de obra u otros recursos, ocasionando así un aumento de la productividad del personal.

De la misma manera, todo lo que se traduce en reducción de gastos para la empresa, se convierte en un servicio más accesible para los usuarios. Por lo tanto, sin duda alguna es una relación ganar-ganar.

Acceso remoto

Uno de los grandes beneficios de la digitalización de placas radiográficas es la posibilidad de acceder a estas de manera remota, gracias a los sistemas PACS.

Dependiendo del proveedor de servicios, así como de los equipos, el acceso a estos estudios sin la necesidad de dirigirte a donde fueron realizados es totalmente una realidad. 

Del mismo modo, posibilita la colaboración entre médicos especialistas sin que tengan que estar en el mismo lugar físico.

Evita el desgaste

Las placas radiográficas son susceptibles al desgaste y tienen una vida útil limitada. Después de cierto tiempo, los médicos no pueden preparar diagnósticos a partir de placas físicas.

En cambio, una imagen digital no se desgasta. Esto resultará útil para hacer comparaciones en la evolución de los pacientes.

Cabe mencionar que las placas radiográficas son muy contaminantes, y desecharlas requiere de procesos especiales que también implican gastos importantes.

Otros beneficios

La digitalización de los servicios de radiología y los sistemas PACS trate consigo otros beneficios en la productividad, como:

  • Aprovechar las listas de trabajo que faciliten la asignación de tareas.
  • Verificar carga de trabajo de los médicos que interpretarán los estudios.
  • Elaboración de informes médicos de forma agilizada.
  • Hacer análisis de productividad.

Además, se disponen de herramientas y utilidades tales como:

  • Recuperación de historiales clínicos e información de pacientes.
  • Recuperación de informes médicos previos.
  • Todas las herramientas de los visualizadores DICOM, que permiten diagnósticos más precisos.

En este sentido, la digitalización de los servicios radiológicos están orientados a ofrecer un mejor servicio y atención a cada paciente.

Referencias

  1. Conceptos clave en digitalización de imágenes (El Hospital)
  2. Radiografía digital con placas de fósforo (Henry Schein)
  3. Almacenamiento y transmisión de imágenes. PACS (conganat.org)
  4. Huang, H. (2018). PACS and Imaging Informatics. Somerset: John Wiley & Sons, Incorporated.

Recomendaciones