¿Qué es y qué diagnostica una radiografía de rodilla?

radiografia de rodilla

Descubre qué es una radiografía de rodilla, bajo qué circunstancias la solicitan los médicos y todo lo que tienes que tomar en cuenta antes y después del estudio, así como si existen riesgos al practicarlo. 

En gran medida, nuestro esqueleto óseo es responsable del correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Por lo tanto, es fundamental que garantices tu salud consultando a tiempo a los especialistas cuando presentes algún síntoma, lesión o daño. Esto es especialmente importante en las rodillas, las cuales tienen una función primordial. Si sufren traumatismos o lesiones, es muy probable que el médico te solicite una radiografía rodilla.

Las rodillas son las responsables de que podamos caminar, trotar, correr o estar de pie, soportando el peso de todo el cuerpo. Es por ello que cuando tenemos sobrepeso, las rodillas suelen afectarse, provocando dolores intensos. Lo mismo ocurre cuando sufrimos golpes o caídas, pues la rodilla es la conexión entre el fémur, la rótula y la tibia.

¿Qué es una radiografía de rodilla?

Una de las formas más prácticas y rápidas de que los especialistas evalúen esta compleja estructura es mediante una radiografía rodilla, un estudio que permite visualizar a través de imágenes la condición de los huesos, las articulaciones, tejidos y densidades óseas. Se trata de un estudio indoloro, por lo que incluso en el caso de una fractura, esto no va a empeorar la situación durante el proceso.

Los especialistas pueden indicar radiografías de rodillas para evaluar posibles fracturas, condiciones de deterioro por enfermedades de los huesos como la osteoporosis, artrois y también la posible presencia de tumores

Ahora bien, este estudio también refleja ligamentos y músculos que constituyen toda esta compleja articulación.

¿Cómo se realiza la radiografía de rodilla y qué debo considerar?

Para poder obtener las imágenes deseadas, un radiólogo o técnico someterán tu rodilla a una máquina de rayos X, que trabaja con haces de rayos X a dosis controladas. Estos son absorbidos por los materiales con los que entran en contacto para obtener las imágenes. Cuando se trata de los huesos, el color que veremos en el estudio es blanco, y para el caso de músculos son sombras grises.

Al hacerte esta prueba, deberás remover todos los objetos que puedan interferir con los rayos X. Esto implica que es mejor que asistas con ropa corta, o de lo contrario tendrás que desvestirte (se te pedirá que uses una bata desechable). Por otro lado, tendrás que retirar joyas o metales para evitar alteraciones en las imágenes.

No se requieren cuidados especiales después de realizarte el estudio.

Por último, es posible que se te indique un contraste para la radiografía, como el yodo, que se puede aplicar por vía oral o intravenosa. El contraste sirve para diferenciar con mayor claridad tejidos y tumores. En este caso, es posible que te recomienden ingerir muchos líquidos después del estudio.

¿A qué riesgos me expongo con una radiografía?

Cuando hablamos de radiación es normal que sientas miedo y pienses que te estás exponiendo a un riesgo con una prueba como la radiografía de rodilla. No obstante, la tecnología de la radiología ha dado pasos importantes, tanto para tener imágenes de alta resolución como para proteger la salud tanto de los pacientes como de los profesionales de esta área. En tal sentido, en los equipos nuevos se puede graduar la cantidad de radiación.5

Controlar esta variable ha sido la solución para que la radiografía no exceda las dosis de radiación, y para el caso de las extremidades o las rodillas, la cantidad es de 0,001mSv. Este valor es bastante bajo, y es comparable con la exposición que puedes tener en un día de tres horas exposición al sol en condiciones habituales.5

Por tal motivo puedes estar tranquilo en cuanto al riesgo asociado a las radiografías de rodillas, pero quizá es mejor acudir a centros de salud que tengan equipos de vanguardia que garanticen las dosis correctas.

A pesar de que ya comprendimos que las imágenes por radiografías no implican daños a la salud, también es fundamental que el médico evite estos estudios cuando no sean necesarios. Es decir, hay dolencias en las rodillas que se pueden tratar con medicamentos antes de hacerse estos estudios: todo depende de las indicaciones del especialista.

Igualmente, dependiendo de la decisión del médico y el historial del paciente, se pueden indicar otros exámenes que generan resultados similares, como son las tomografías y resonancias magnéticas, dos técnicas no invasivas, indoloras y de excelente calidad.

¿Cómo obtengo mis resultados y cuánto tiempo debo esperar?

Las ventajas de las radiografías es que son estudios de imágenes para saber la estructura interna del cuerpo de modo rápido y práctico, tanto al momento de hacerlo como para obtener los resultados. 

Los resultados por lo general se acompañan de una interpretación del médico radiólogo. Ten en cuenta que solo tu médico sabe qué significa cada término, y es quien debe decidir qué pasos siguen respecto de tu tratamiento.

Por lo general, recibirás los resultados entre uno y tres días después de tu estudio. Muchos laboratorios y hospitales te permiten verlos de forma digital. De ese modo, podrás guardarlos y compartirlos con más médicos fácilmente, por ejemplo, si necesitas una segunda opinión.

Referencias

Recomendaciones