¿Qué es la radiografía de columna lumbar y sacro y qué diagnostica?

radiografia de columna

Descubre qué es una radiografía en la zona lumbosacra de la columna, así como el proceso que realizan los especialistas para este estudio y en qué circunstancias es necesario. Por otro lado, conocerás los riesgos asociados a este estudio y cómo se pueden reducir con exámenes complementarios.

Nuestro cuerpo se conforma por el acomodo perfecto de huesos, músculos, tejidos y órganos que nos permiten hacer todas las actividades que deseamos. Por tal motivo cuando una de las piezas de esta máquina sufre un daño, debemos acudir a tiempo a los especialistas para que nos diagnostiquen y traten cualquier enfermedad. Un ejemplo son las lesiones que generan dolores intensos en la zona lumbar y el sacro de la columna, en cuyo caso puede ser necesaria una radiografía de columna.

¿Cuándo se indica una radiografía de la columna lumbosacra?

En tal sentido, si estás padeciendo algún síntoma en la zona de la columna lumbar y sacra, es fundamental que recurras al médico de tu confianza para que te indique un tratamiento. Si el dolor persiste, probablemente solicitará una radiografía. Ten presente que cuando hay malestares en cualquier parte de la columna, estás poniendo en riesgo al protector de la médula espinal, siendo esta la que controla los impulsos nerviosos del cuerpo.

Por otro lado, toda la estructura de la columna vertebral es la que conecta tu cabeza con la pelvis, es decir, es el soporte más robusto de todo tu cuerpo, y por ende está estrechamente relacionado con la capacidad de movimiento. De ahí que no puedes descuidar cualquier síntoma que tengas en esta zona. La región baja de la columna aloja las vértebras de la región lumbar y los huesos de la región sacra.

Ahora bien, cuando hay dolor en esta zona, puede deberse simplemente a un movimiento brusco que realizaste. En algunos casos, los médicos pueden indicar simplemente medicamento o fisioterapia hasta por ocho semanas

No obstante, si el dolor persiste o es cada vez más intenso, la causa podría estar asociada a un golpe fuerte, o una lesión importante que el médico necesita estudiar, por lo general, con una radiografía de la zona.

¿Qué se puede ver en la radiografía de la zona lumbar y sacro?

Una radiografía es un estudio de imágenes que utiliza haces de rayos X para permitir ver internamente la estructura de los huesos, tejidos y músculos. En el caso de la zona lumbar y sacro, lo que interesa ver a especialista son las 5 vértebras que componen la región lumbar y los 4 huesos de la región sacra, que dependiendo de la edad, pueden tener discos de conexión entre ellos.

Dichas imágenes muestran cualquier anomalía que se tenga en la columna lumbosacra, tales como desviaciones de la estructura, desgastes de los cartílagos y huesos, fracturas, señales de osteoporosis y espondilolistesis. Esta última patología hace referencia al reposicionamiento de una vértebra de la zona lumbar.

¿Cuál es el procedimiento para la radiografía y cómo me preparo para el estudio?

En primer lugar, no debes preocuparte cuando tu médico solicite una radiografía en la zona lumbar y sacra, ya que este proceso es indoloro. Lo que sí es fundamental es que acudas a una clínica o laboratorio de calidad, porque si tienes una lesión mayor, como una fractura, el especialista debe saber en qué posición colocarte para evitar daños adicionales a los existentes.

De manera general, el radiólogo o técnico radiólogo te indicará que te retires cualquier material que pueda afectar la resolución de la imagen, como cualquier accesorio metálico. También se te pedirá que te desvistas y te coloques una bata desechable. Esto se atribuye a que los haces de los rayos X reflejan todo lo que esté a su alcance, y los objetos como accesorios y ropa podrían generar resultados confusos. 

Posteriormente tendrás que subir a la mesa o sentarte para iniciar el estudio. Se te pedirá que inhales o contengas la respiración por unos segundos mientras se hace la toma.

Después de la toma de más o menos 5 imágenes, podrás vestirte y el estudio habrá finalizado. No sentirás ningún dolor mientras se practica el examen. Tampoco requieres de ningún cuidado posterior al estudio.

Ahora hablemos sobre los riesgos de la radiografía. Según los estudios científicos, las radiografías de columna tienen que hacerse con 1,4 mSv, radiación que equivale a 6 meses de radiación natural del sol. Esta cantidad es segura y las máquinas modernas pueden ajustar la cantidad de radiación para exponer al paciente solo en la medida necesaria. Por ello no debes temer realizarte el estudio, aunque sí debes mencionar al doctor cuándo te realizaste un estudio similar previamente.

Estudios alternativos a la radiografía de la columna lumbosacra

Efectivamente, los expertos han logrado controlar la cantidad de radiación de las radiografías para que los haces de esta energía no afecten de forma negativa al cuerpo humano. 

Sin embargo, dependiendo del criterio del médico, en vez de solicitar una radiografía puede indicar otros estudios alternativos o complementarios y que son igual de efectivos, como las tomografías computarizadas (TC) y las resonancias magnéticas (RMI). La diferencia es que estas pruebas son más costosas y el proceso de obtención de resultados es más lento.

¿Cómo obtendré mis resultados?

Los resultados por lo general se acompañan de una interpretación del médico radiólogo. Ten en cuenta que solo tu médico sabe qué significa cada término, y es quien debe decidir qué pasos siguen respecto de tu tratamiento.

Por lo general, recibirás los resultados entre uno y tres días después de tu estudio. Muchos laboratorios y hospitales te permiten verlos de forma digital. De ese modo, podrás guardarlos y compartirlos con más médicos fácilmente, por ejemplo, si necesitas una segunda opinión.

Referencias

Dosis de radiación en los exámenes por rayos X y TC/TAC. RadiologyInfo.

Recomendaciones