Resonancia magnética de rodilla

Resonancia magnética de rodilla

La resonancia magnética de rodilla es el mejor estudio para evaluar y diagnosticar enfermedades en esta articulación, con la finalidad de aumentar tu calidad de vida. Conoce más sobre el procedimiento, en qué casos suele indicarse y qué tipo de padecimientos diagnostica.

La rodilla está formada por dos articulaciones, la femoropatelar y la femorotibial. Esta estructura que permite nuestro movimiento también se conforma de varios componentes entre los que se destacan el óseo, meniscal y el capsuloligamentoso. 

Algunas afecciones, lesiones o enfermedades en la rodilla pueden resultar muy dolorosas y difíciles de sobrellevar. En el caso de que sientas dolor, hayas sufrido un golpe o notes afectación en tus movimientos, lo más recomendable es consultar a un médico ortopedista

Es muy posible que el médico entonces te recomiende realizarte estudios de imagen para realizar un diagnóstico y preparar un tratamiento. Uno de los más comunes es la resonancia magnética. A continuación te describimos en qué consiste este estudio.

¿Qué es y por qué se hace una resonancia magnética de rodilla?

La resonancia magnética es un método para producir imágenes detalladas de órganos y tejidos a través de un campo magnético y ondas de radio. Estas ondas cambian rápidamente para crear imágenes que se muestran en una computadora para determinar si una lesión está presente.

En la resonancia magnética de rodilla se van a visualizar las estructuras que están dentro de la articulación, sin la necesidad de utilizar radiación ionizante

Por lo general, las resonancias magnéticas de rodilla se indican para evaluar:

  • Dolor, debilidad, sangrado, hinchazón en los tejidos alrededor y dentro de la articulación de la rodilla, así como movilidad reducida.
  • Infecciones como la osteomielitis.
  • Tumores y quistes.
  • Lesiones de rótula, cartílago, meniscos, ligamentos y tendones.
  • Daños causados por la artritis.
  • Complicaciones con los implantes de rodilla.
  • También para la preparación de artroscopia (cirugía) en rodilla. 

¿Duele  y puede ser peligrosa la resonancia magnética de la rodilla?

La resonancia magnética no duele, y es un procedimiento no invasivo. A pesar de que no causa ningún tipo de dolor, sí puede llegar a ser incómodo o un poco molesto. 

No es peligroso, ya que no posee radiación ionizante. Pero puede ser contraproducente si tienes alguna prótesis metálica en tu cuerpo, debido al campo magnético que se produce, por lo cual debes informarle a tu médico si es tu caso.

¿Cómo me preparo para una resonancia magnética de rodilla?

Para la realización de una resonancia magnética de rodilla puedes comer y beber sin ningún problema; si tomas algún medicamento, no lo suspendas. Siempre es recomendable preguntarle a su médico con anterioridad.

Usa ropa cómoda que no tenga cierre y retira todas las prendas o joyas que puedan tener algo de metal, ya que interfieren con el campo magnético de la unidad. 

Es importante que antes del examen le menciones al médico si sufres de alguna de estas condiciones, o estás en alguna de estas situaciones:

  • Claustrofobia
  • Implantes de articulaciones recientemente puestos
  • Marcapaso cardiaco
  • Implantes de oído interno
  • Clips para aneurisma cerebral
  • Enfermedad renal o diálisis
  • Clips para aneurisma cerebral
  • Endoprótesis de malla metálica
  • Prótesis dentales
  • Dispositivo intrauterino

Esto lo debe saber el médico radiólogo o el técnico radiólogo que realice el examen para que se tomen las medidas necesarias y se evalúe tu caso; ya que estos dispositivos se pueden ver afectados.

¿Qué detecta una resonancia magnética de rodilla?

Para la evaluación de la rodilla, la resonancia magnética es el mejor estudio para evaluarla. Entre otras condiciones, con este estudio de imagen se puede evaluar y diagnosticar:

  • Lesión condral aguda
  • Enfermedad mucinosa quística del ligamento cruzado anterior
  • Osteonecrosis espontánea de la rodilla
  • Quistes parameniscales atípicos
  • Artrofibrosis
  • Lesiones de la esquina posterolateral
  • Lipoma de la cápsula posterior
  • Osteomielitis (absceso de Brodie)

Recuerda que será el médico radiólogo y tu médico ortopedista quienes se encarguen de explicarte tu caso particular y decidir el mejor rumbo de tratamiento.

¿En qué consiste la resonancia magnética?

La unidad de resonancia magnética tradicional tiene la forma de un gran cilindro rodeado de un imán circular, en el que posteriormente deberás recostarte sobre una mesa que se desliza dentro del cilindro. Mientras el técnico o médico radiólogo hace el examen desde una computadora fuera de la sala. 

Actualmente existen centros con unidades más sofisticadas y menos claustrofóbicas. Por ejemplo, para evaluar la rodilla u otra articulación existen equipos donde puedes introducir solamente la extremidad de tu cuerpo para su evaluación. 

En la resonancia magnética se utilizan ondas de radiofrecuencia que van a alinear los átomos de hidrógeno que poseemos de forma natural dentro de nuestro cuerpo sin producir ningún tipo de daño químico. Posteriormente a que estos átomos se vuelven alinear en su forma habitual, van a emitir energía que será capturada por el explorador de la máquina, el cual utilizará esa información para crear una imagen.

En algunos casos, se puede utilizar un material de contraste que será inyectado en el espacio dentro de la articulación de la rodilla para visualizar las estructuras con más detalle, esto va a depender de lo que quiera estudiar el médico. 

Si se aplica un contraste, se puede sentir un poco de incomodidad en la rodilla así como sensación de frío. También se podrá sentir un poco de calor en la rodilla cuando empiecen a tomar las imágenes.

Es importante que sepas que el explorador puede resultar muy ruidoso. Si sientes mucha ansiedad, incapacidad de estar inmovil durante la realización del examen o sufres de claustrofobia, podrás requerir sedación.

La resonancia magnética de rodilla puede durar aproximadamente 40 minutos

Cuidados previos y posteriores a una resonancia magnética de rodilla

Para la realización de una resonancia magnética de rodilla no se necesita ninguna preparación previa. Puedes comer y tomar agua sin ningún tipo de contraindicación. 

En el caso de que se requiera sedación, se puede indicar guardar ayuno de 6 horas. Como en cualquier otro procedimiento médico, es recomendable confirmar con el médico, laboratorio u hospital las recomendaciones previas. 

Posterior a la realización de una resonancia magnética de rodilla puedes regresar a tu vida normal inmediatamente, a menos que tu médico indique lo contrario. Se recomienda que asistas acompañado en caso de necesitar algún tipo de ayuda.

¿Cuántas veces año se puede hacer una resonancia magnética?

Se pueden realizar las veces que el médico considere necesario para el control evaluatorio de tu enfermedad o lesión.

Estudios complementarios a la resonancia magnética

Para la evaluación de rodilla, es posible que el médico solicite otros estudios de imagen adicionales o complementarios:

  • Radiografía de rodilla.
  • Tomografía computarizada de rodilla.

¿Cómo recibiré los resultados?

Los resultados pueden tardar entre dos y siete días hábiles después de la realización del estudio.

Recibirás un informe firmado del médico radiólogo que interpretó tu estudio. Estos resultados deberás compartirlos con tu médico tratante, quien confirmará cualquier posible diagnóstico y diseñará junto contigo un plan de cuidados y tratamiento.

Referencias

Recomendaciones

Cada vez es más común encontrar el uso de la tecnología aplicada a la ciencia médica. Esto es una gran virtud para este sector
El ultrasonido Doppler es una prueba para el diagnóstico de patologías cardiovasculares. También se le conoce como ecografía Doppler. Desde hace algunos años ha