¿Qué es una resonancia magnética de columna y qué diagnostica?

resonancia magnética de columna

Descubre todo lo que necesitas saber sobre la resonancia magnética de columna, un estudio de imagen que se solicita en distintas situaciones. Conoce en qué consiste el estudio y cómo prepararte para él.

La resonancia magnética (RMI) es un estudio completamente confiable y sin ningún tipo de dolor. Permite visualizar imágenes de los órganos, huesos y tejidos a través de un campo electromagnético y ondas de radiofrecuencia, generadas por un sistema computarizado.

La máquina de resonancia magnética se compone de grandes imanes en forma cilíndrica, con la capacidad de generar imágenes también en 3D. 

Este análisis es utilizado para detectar alteraciones e irregularidades que puedan presentarse en diferentes partes del cuerpo. En el caso de que tengas dolor en la columna, veas alguna reducción en tu movilidad, o hayas sufrido una lesión, golpe o caída, es posible que el médico ortopedista u otro especialista te indique practicarte este estudio. Conoce más sobre él a continuación.

¿Por qué se hace una resonancia magnética de columna? 

Generalmente se realiza una resonancia magnética de columna para obtener imágenes detalladas sobre la columna vertebral, médula espinal, discos y ligamentos. Este estudio resulta muy útil para poder investigar sobre:

  • Posibles lesiones de la médula espinal, lesiones óseas o discales.
  • Descubrir si la médula espinal está inflamada.
  • La forma de los huesos, órganos y articulaciones.
  • La posible aparición de crecimientos anormales.
  • El tamaño de los huesos y órganos.
  • Posibles signos de infección e inflamación.

¿Es dolorosa una resonancia magnética de columna?

Es un examen indoloro y completamente seguro, realizado e interpretado por un radiólogo. Esta técnica médica no utiliza rayos X. Esta es una de sus principales ventajas, puesto que genera la producción de imágenes internas en 3D de la columna sin necesidad de emplear radiación.  

Sin embargo, debes tomar en cuenta que algunas personas sienten incomodidad debido al ruido que produce la máquina. Debes prepararte para estar en la misma posición por alrededor de 40 minutos. En algunos pacientes, esto puede resultar atemorizante y ser un motivo de ansiedad. Puedes discutir con tu médico antes del estudio para discutir esta situación y que estés mejor preparado.

¿Cómo me preparo para una resonancia magnética de columna?

Usualmente no es necesaria ninguna preparación especial para este estudio, puedes comer de manera normal y seguir tomando los medicamentos que se te han recetado. 

El único caso en el que debes acudir en ayunas es si te lo solicita el médico, en el caso de que se vaya a usar algún medio de contraste. Avisa a tu médico si sientes cualquier incomodidad posterior al estudio, para descartar que tengas alguna reacción alérgica.

En algunos casos, se aplica algún sedante al paciente. De ser así, el centro de salud te dará indicaciones de cuidados posteriores.

¿En qué consiste la resonancia magnética de columna?

Por lo general se le pide al paciente que se coloque una bata desechable y se quite todos los objetos metálicos que pueda distorsionar las imágenes generadas por la resonancia, los cuales pueden ser relojes, accesorios o joyas, dentaduras postizas o audífonos.

Después te recostarás en una camilla, y se te pedirá que realices la menor cantidad de movimiento posible. El estudio dura alrededor de 40 minutos.

Notifica al médico si tienes un marcapasos, dispositivo intrauterino o alguna prótesis metálica antes de comenzar el estudio.

¿Qué detecta la resonancia magnética de columna?

Mediante la resonancia magnética de columna se pueden determinar diferentes anomalías, enfermedades o lesiones que resultan difíciles de observar a simple vista, creando imágenes precisas de la misma. 

Este estudio a menudo sirve para detectar posibles hernias discales, artritis, osteoporosis y tumores (benignos o malignos) de la columna. 

Asimismo se evalúa el estado de salud de la columna, la evolución de lesiones pasadas, o bien, tener una idea clara de la columna antes de un procedimiento quirúrgico.

¿Es peligroso realizar una resonancia magnética?

Como es un estudio que no causa ningún tipo de daño, no es invasivo y es indoloro, no hay peligro si se practica varias veces al año. Sin embargo, el médico es quien indicará cuántas veces puedes practicarlo al año.

Realizarse las resonancias magnéticas de la columna es seguro y sencillo, ya que las ondas y el campo magnético no generan ningún peligro para la salud o tu cuerpo. Esto se debe a que estas ondas son de baja energía, no usan radiación y se puede repetir sin efectos dañinos.

Un posible riesgo es si se desarrolla una reacción alérgica si se usó un medio de contraste. Notifica al médico si tienes un historial de alergias a medicamentos.

Ahora bien, los pacientes que usan un dispositivo médico implantado, como son los marcapasos, desfibriladores, neuroestimuladores, dispositivos intrauterinos, implantes en el oído, etc., no deben ser sometidos a una resonancia magnética. El estudio podría dañar el dispositivo, la máquina de resonancia y causar daños al paciente. 

¿Cómo recibiré los resultados de este estudio?

El médico radiólogo va a interpretar las imágenes del estudio, y entregará un reporte firmado con los resultados. Este reporte va dirigido al médico que te solicitó el estudio. Recuerda que solo los médicos saben interpretar los resultados y decidir cuál es el diagnóstico y tratamiento indicado.

Por lo general recibirás los resultados entre tres y siete días después de que se realizó el estudio.

Referencias

Recomendaciones