Cáncer / Diagnóstico

¿Qué es la mamografía? Todo lo que debes saber.

21 enero, 2021
Escrito por:
Eva Experts

Mientras nos acercamos a los 40, el miedo a la mamografía va in crescendo. Es un examen acerca del que hemos escuchado muchos, pero ¿es tan terrible como nos han contado?

La mamografía (o mastografía) de exploración es un tipo específico de toma de imágenes de los senos que utiliza rayos X de baja dosis para detectar el cáncer de mama, antes de que la mujer presente síntomas cuando es más tratable. 

Se estima que, incluso, esta mastografía se puede llegar a detectar el cáncer de seno tres años antes de que se pueda sentir.

Los resultados de muchas décadas de investigación muestran que las mujeres que se hacen este examen de manera regular tienen menor probabilidad de necesitar una mastectomía o quimioterapia relacionada con el cáncer de seno.

La mamografía no es algo infalible, ya que puede pasar por alto algunos tipos de cáncer. Además, a veces una mujer necesitará más exámenes para averiguar si una anomalía es o no un cáncer.

Además, existe la probabilidad de ser diagnosticada con un cáncer que nunca habría causado problema alguno si no hubiese sido encontrado durante el examen de detección.

Por eso, es importante que las mujeres que se hacen una mamografía sepan qué esperar y comprendan los beneficios y las limitaciones de este y otros exámenes de detección para el cáncer de mama.

Al respecto, la Sociedad Americana contra el Cáncer aconseja que las mujeres con un riesgo promedio de tener cáncer de mama se realicen una mamografía anualmente desde los 45 años de edad, y cada dos años a partir de los 54.

Sin embargo, las mujeres con mayor riesgo de presentar cáncer de mama pueden beneficiarse de una detección temprana si comienzan a hacerse mamografías antes de los 40 años

Es el caso de quienes tienen antecedentes familiares de este tipo de cáncer, en los cuales se recomienda iniciar con las mastografías 10 años antes de la edad en la cual le fue detectada esta enfermedad a su familiar.

Si quieres conocer acerca de los factores de riesgo de cáncer de mama, te invitamos a leer nuestro artículo al respecto, en el cual hablamos a detalle de cada uno de ellos.

Además, hemos creado para ti un práctico test con el que puedes conocer tu riesgo personal de padecer cáncer de mama y, en consecuencia, tomar decisiones sobre la salud de tus pechos. 

La mamografía en las mujeres más jóvenes puede ser difícil de interpretar. Sus mamas suelen contener más glándulas y ligamentos que las de las mujeres mayores, lo que hace que el tejido mamario denso pueda ocultar anomalías.

En estos casos, realizar estudios Eva de forma trimestral es una buena forma de complementar los resultados de una mastografía y, cuando se trata de mujeres muy jóvenes, es el primer paso en el camino de la prevención. 

Con el paso de los años, el tejido mamario adquiere más grasa y tiene menos glándulas, lo que facilita la interpretación y la detección de cambios en las mamografías. 

Así que, si es hora de que acudas a tu primera mamografía, debes saber que lo ideal es realizarla una semana después de tu periodo menstrual

Esto es debido a que la menstruación puede alterar tus pechos, usualmente acompañada de hinchazón y una mayor sensibilidad, no solo te supondría una incomodidad, sino que podría dificultar la interpretación del examen.

¿Cómo se realiza una mamografía?

Una mamografía es un examen relativamente sencillo. Aquí te contamos los detalles.

Te colocarás de pie frente a una máquina especial de rayos X. El o la especialista colocará tu mama sobre una placa de plástico. Después, cubrirá esa mama con otra placa, presionando firmemente. 

Las placas presionarán un poco la mama y la mantendrán inmóvil mientras se toma la radiografía. Es posible que sientas algo de presión, sin embargo, es un proceso más incómodo que doloroso y durará solo unos cuantos segundos. 

La incomodidad propia de una mamografía es totalmente tolerable, especialmente tomando en cuenta que se trata de un estudio que puede salvarte la vida.

Los pasos se repiten para tomar una imagen del costado de la mama. 

Posteriormente, le harán una radiografía a la otra mama de la misma forma. Deberás esperar a que el o la especialista revise las cuatro radiografías para asegurarse de que no haya necesidad de volver a tomarlas. 

Ten presente que el o la especialista no puede darte los resultados de tu mamografía de forma inmediata. Las mamografías de cada mujer pueden verse un poco distintas porque no hay mujeres con mamas idénticas. 

¿Por qué comprimen la mama durante la mamografía?

Permite aplanar el grosor de la mama de manera que todos los tejidos puedan visualizarse. Así una mamografía revela información clave.

Ayuda a extender el tejido de manera que sea menos probable que las anormalidades pequeñas queden ocultas.

Permite el uso de una dosis más baja de rayos X, de modo que los expertos de la salud cuidan de ti durante tu mamografía.

Permite mantener la mama firme con el fin de minimizar imágenes borrosas a causa del movimiento.

Ayuda a reducir la dispersión de rayos X para aumentar la agudeza de la imagen. Así que tú solo relájate mientras los expertos realizan tu mamografía.

Cabe destacar que no se debe realizar una mamografía a mujeres que posean implantes de mama, esto es debido a que la presión ejercida por el mamógrafo (o mastógrafo), que, si bien no es fuerte, puede llegar a ocasionar algún daño en los implantes. Para estos casos, se recomienda la práctica de un ultrasonido de mama.

¿Cómo debo prepararme para una mamografía?

La Sociedad Americana del Cáncer recomienda:

No utilices desodorante, talco en polvo o loción debajo de los brazos o en las mamas el día del examen. Esto puede aparecer en la mastografía como manchas de calcio.

Describe cualquier síntoma o problema en las mamas al tecnólogo que realiza el examen. Siéntete en confianza.

Si ya te hiciste una mamografíaponla a disposición del radiólogo para comparar con tu examen actual, podrá analizar posible cambios.

Procura no hacerte la mamografía la semana previa a tu menstruación o mientras la tengas. Como comentamos anteriormente, las mamas pueden estar sensibles al tacto o hinchadas en esos momentos.

Pregunta cuándo estarán disponibles tus resultados: No asumas que los resultados son normales si tu médico o el establecimiento en cuestión no se pone en contacto contigo.

En este caso, te recomendamos que si han transcurrido más de 30 días después de la realización de la prueba y no has recibido informes o noticias de tus resultados, lo mejor es que te comuniques con el centro donde te hayas realizado la mamografía.

De la misma manera, para una mayor comodidad, te recomendamos utilizar preferentemente ropa de dos piezas, así como dejar de lado todas las joyas del cuello y notificar al médico (y/o radiólogo) si estás embarazada, cuentas con implantes de seno o te encuentras amamantando.

¿Por qué debo realizarme una mamografía?

La mamografía se realiza con los fines de examinar a las mujeres sanas en búsqueda de cualquier signo de cáncer de mama.

Además, se utiliza para evaluar a las mujeres que presentan síntomas de enfermedad mamaria, es decir, un tumor, secreción del pezón, dolor de mama o una retracción del pezón.

Esto es debido a que la mamografía es un examen que está diseñado para la detección de tumores y otras anomalías en la mama. Esta puede utilizarse con propósitos de detección o de diagnóstico según sea el caso:

Mamografía de detección. La mamografía de detección se utiliza para detectar cambios en las mamas en mujeres que no tienen signos ni síntomas, ni nuevas anomalías en las mamas. El objetivo es detectar cáncer antes de que puedan notarse signos clínicos.

Mamografía de diagnóstico. La mamografía de diagnóstico se utiliza para investigar cambios sospechosos en las mamas, como un nuevo bulto en las mamas, dolor, aspecto inusual de la piel, engrosamiento del pezón o secreción por el pezón. 

Esta también se utiliza para evaluar hallazgos anormales en una mamografía de detección. Una mamografía de diagnóstico consta de imágenes de mamografía adicionales.

Así que, realizarte una mamografía es la mejor manera de descartar o detectar el cáncer de mama. Recuerda que una detección temprana siempre te brindará el mejor pronóstico.

¿Cuándo puedo realizarme una mamografía?

Lo más recomendable es que hables con tu médico acerca de tus factores de riesgo, tus preferencias, los beneficios y los riesgos de someterte a exámenes de detección. Juntos podrán decidir qué cronograma de estudios es el mejor para ti.

Sin embargo, algunas pautas generales con respecto a cuándo es mejor comenzar a hacerse mamografías de detección son las siguientes:

Mujeres con un riesgo promedio de tener cáncer de mama. Se recomienda a las mujeres que comiencen a realizarse mamografías a partir de los 40 años y que se las realicen cada año o dos años.

Mujeres con un riesgo alto de tener cáncer de mama. Pueden beneficiarse si comienzan a hacerse mamografías antes de los 40 años. Lo mejor es que te comuniques con tu médico para descubrir cuál es la mejor decisión dado tu historial familiar, personal y estilo de vida.

¿Existen riesgos? ¿Cuáles son sus beneficios?

Es muy común preguntarnos si en estos tipos de exámenes existen riesgos, y si los hay cuáles son. Sin embargo, el nivel de radiación empleado una mamografía es tan bajo que no existe riesgo alguno para la salud.

¿Y si estoy embarazada?

Si se llegara a estar embarazada a la hora de realizar el examen para evaluar cualquier anomalía, se protegerá el área abdominal con un delantal de plomo para resguardar al bebé en gestación de cualquier tipo de radiación, aunque sea mínima.

Por otro lado, en cuanto a sus beneficios, la mamografía se constituye como el examen más preciso a la hora de ayudar a detectar el cáncer de mama

De hecho, se estima que aproximadamente entre el 90% y el 95% de los diferentes tipos de cáncer de mama se detectan gracias a este examen. 

De esta manera, la mastografía figura como un elemento de vital importancia dado que nos permite detectar casos de cáncer de mama antes de que estos puedan percibirse mediante el examen físico.

Si el cáncer llega a ser detectado tempranamente, eso se traduce en mayores posibilidades de éxito durante el tratamiento, sumado a una mayor probabilidad de curación.

Vale la pena mencionar que desde hace aproximadamente unos 30 años que se está empleando la mastografía como un método para la detección del cáncer de mama y en los últimos 15 años los adelantos técnicos han mejorado enormemente, tanto la técnica como los resultados de la misma. 

Sin duda alguna, la mamografía es el método más eficaz para detectar el cáncer de mama. Sin embargo, es importante que un especialista te lleve de la mano para monitorear, de forma personalizada, la salud de tus pechos.

Y si el estudio te pone muy nerviosa, este es un dato que podría relajarte: de cada 10 mujeres con mastografía anormal, sólo una tiene cáncer. La cultura de la prevención es y será siempre tu as bajo la manga.

Además, ten presente que, como complemento a este estudio (o previo a él), tienes opciones como el ultrasonido mamario y el método Eva, una experiencia complementaria para la detección del cáncer de mama.

La termografía mamaria de Eva no sustituye a la mamografía, sin embargo, suma y mucho respecto a la información con la que los expertos cuentan sobre la salud de tus mamas. Revela los patrones de calor y flujo sanguíneo de la superficie de los pechos.

De modo que posibles anormalidades tendrán visibilidad para, tras los chequeos necesarios, obtener el diagnóstico correcto. Tu salud está en tus manos, puedes empezar por agendar una cita en tu Eva Center más cercano y hacerte cargo de tus pechos.


Referencias:

  1. Mamografía. (https://www.radiologyinfo.org/sp/info.cfm?pg=mammo)
  2. Recomendaciones de la Sociedad Americana Contra El Cáncer para la detección temprana del cáncer de seno. (https://www.cancer.org/es/cancer/cancer-de-seno/pruebas-de-deteccion-y-deteccion-temprana-del-cancer-de-seno/guias-de-la-sociedad-americana-contra-el-cancer-para-la-deteccion-temprana-del-cancer-de-seno.html)
  3. Mamografía. (https://www.mayoclinic.org/es-es/tests-procedures/mammogram/about/pac-20384806)
  4. ¿Qué es una mamografía? (https://www.cdc.gov/spanish/cancer/breast/basic_info/mammograms.htm)
  5. INFOMASTOGRAFIA. (http://www.cenetec.gob.mx/cd_inter/guiapaciente/mastografia.pdf)
  6. La Mastografía. (http://www.imss.gob.mx/salud-en-linea/cancer-mama/mastografia)
Cáncer De Mama
Detección De Cáncer De Mama
Mamografía
Mastografía
Mastólogos
ENCUÉNTRANOS EN INSTAGRAM @EVACENTER.MX
NOSOTROS
Inicio
Eva Centers
EVA
Membresía
Eva Doctors
Blog
Programa referidas
AYUDA
221 413 9817
55 5350 8883
SOBRE EVA
Eva es un método auxiliar para la detección del cáncer de mama y debe ser utilizado como un coadjuvante a estudios de imagen como la mastografía.

Número de permiso de publicidad COFEPRIS 193300201A1822
Sé parte de la comunidad Eva
SÍGUENOS:

© Eva 2021
Todos los Derechos Reservados
Términos y condicionesPolítica de privacidad