¿Cómo me preparo para visitar al ortopedista?

ortopedista

A continuación aprenderás qué debes considerar para visitar al ortopedista y qué tipo de preguntas y dudas puedes consultar con este médico. La ortopedia es una especialidad médica que se basa en la estructura de los huesos, tendones, músculos y articulaciones.

Existen muchas razones por las que puedes acudir a un ortopedista, ya que este médico especialista tiene el conocimiento para evaluar cualquier estructura tanto ósea como muscular y tratar sus padecimientos. 

Algunas personas piensan de forma errónea que este experto solamente se centra en niños con algunas anomalías esqueléticas por diversas enfermedades o de forma hereditaria. Es por ello que en primer lugar debes saber qué se entiende por ortopedia.

La ortopedia es una rama de la medicina que se encarga de estudiar las afecciones que puede tener el sistema óseo, las articulaciones, los músculos y hasta los tendones. En efecto, son muchas las enfermedades asociadas a todas estas estructuras, por lo que un ortopedista puede atenderte en una gran variedad de casos.

Cabe destacar que lo más recomendable es que cuando hay fracturas o lesiones traumáticas (por golpes o caídas), acudas a un experto con la especialidad de traumatología y ortopedia, ya que puede tratarte de una forma más precisa. 

El traumatólogo es quien a través de estudios de imagen determina si se requieren inmovilizaciones u operaciones según el caso.

Por su parte, el ortopedista trabaja en las consecuencias de dichas lesiones, así como en otras enfermedades asociadas. De ahí que ya te aclaramos que es un mito que sólo los niños son quienes deben acudir a este médico, porque hay deformaciones anatómicas que surgen con el paso de los años, así como problemas de artritis, ligamentos rotos, juanetes y más.

¿Qué enfermedades puede tratar el ortopedista?

Parte de la preparación para visitar a este especialista es saber qué puede tratar o cuál es su alcance para que inicies la solución a tu problema. 

En tal sentido, a continuación describiremos las patologías o enfermedades más consultadas con un ortopedista:

  • Fallas en las articulaciones: artritis, dislocaciones por fracturas consolidadas de forma incorrecta, ruptura de ligamentos y dolores e inflamaciones en estas zonas.
  • Defectos en los pies y tobillos: en este caso destacan los conocidos juanetes, los cuales son comunes en las féminas, por el uso de zapatos en forma de V en la punta de los dedos. También destaca la fascitis que es la inflamación del tendón que une los dedos y pasa por el arco de la planta del pie; esguinces, dolores en los talones, pie plano o con exceso de arco, dedo del pie en martillo y el síndrome del túnel tarsal, donde el nervio del tobillo se ve afectado.
  • Manos y muñecas: aquí los daños más comunes son el síndrome de túnel carpiano, el cual limita el movimiento y cierre de la mano por daños en el nervio mediano. La tendinitis es otra de las patologías frecuentes cuando hay movimientos con exceso de repetición, así como los quistes y desgarres.
  • Hombros: la dislocación por algún trauma o golpe es la mayor causa de daños en esta zona. No obstante, igual puede haber tendinitis en los rotadores y bursitis, lo que quiere decir inflamación en las bolsas sinoviales de la articulación de los hombros.
  • Rodillas: aquí resaltan la dislocación de la rótula, los daños en meniscos, tendones y cartílagos, y esguinces.
  • Columna: las hernias son las frecuentes en esta zona del cuerpo, aunque de forma similar el ortopedista puede tratar lesiones de la médula espinal, infecciones en los huesos, tumores y artritis. Por su parte, la escoliosis es una curvatura pronunciada del hueso que pasa por la espalda de la columna vertebral.

Ahora bien, de forma general puedes visitar al ortopedista cuando tienes deformidades e infecciones óseas, o después de sufrir una fractura o esguince para evaluar que los huesos consolidaron correctamente. Los tumores son otros elementos que este especialista puede tratar, decidir amputaciones de extremidades y hacer intervenciones quirúrgicas. 

Si tienes síntomas de dolor o reducción en los movimientos de cualquiera de estas zonas, es una buena idea consultar al ortopedista.

¿Qué debo llevar a la consulta con el ortopedista?

Partiendo de lo antes expuesto, ya sabes qué tipo de afecciones puedes consultar con este especialista. Por lo tanto, resulta importante que identifiques todos tus dolores o síntomas, y que lleves contigo estudios de imagen que te hayas realizado con anterioridad. 

A continuación te daremos una serie de pasos que debes considerar para que vayas preparado al ortopedista:

  1. Pregúntate qué te duele. Esto te permitirá identificar tus males, pero es fundamental que les des un orden de prioridad, porque si son muchos, el médico empezará a tratar el más crítico.
  2. Respalda tu dolor. En algunos casos acudimos al ortopedista porque otro médico nos lo sugirió. De ser así, pide a tu médico inicial que elabore un informe para que el ortopedista conozca las razones técnicas de por qué lo visitas. Pero si acudes por tu cuenta es fundamental que analices y recuerdes desde cuándo empezó cierta molestia.
  3. Documéntate. No es lo mismo un calambre a sentir hormigueo o dolor, por lo que es necesario que indiques al médico qué sientes precisamente, desde qué momento y con qué intensidad. Para ello es recomendable que investigues para que uses los términos correctos y exista un mejor entendimiento entre ambos.
  4. Busca y lleva tus estudios médicos. Si tu caso es una enfermedad que ya fue revisada anteriormente con estudios de imagenología, es conveniente que lleves estos resultados al ortopedista. De acuerdo con su análisis, te indicará si debes hacer otro examen para hacer una comparación. Es por esta razón que es primordial tener un expediente clínico personal para que la información esté a la mano en el momento solicitado.
  1. Usa ropa cómoda y pocos accesorios. Dependiendo de tu enfermedad o molestias, es probable que el ortopedista te pida realizar estudios de imagen como radiografías, tomografías computarizadas, artrografías, discografías, resonancias magnéticas, etcétera. Por lo que debes ir preparado para hacértelas de manera rápida y práctica. Asimismo, es posible que te realice un examen físico durante la consulta.

¿A dónde acudir?

Hay muchos centros de salud que tienen especialistas en ortopedia, pero lo importante para hacer la elección es indagar sobre la experiencia del médico y los beneficios del lugar. Considera también que pueden pedirte estudios de imagenología, y entonces quizá quieras comprobar que tengan este servicio y con equipos y técnicas de vanguardia.

Un ejemplo de lo antes expuesto es que te entreguen los resultados digitales y en corto tiempo para que el médico pueda concluir su diagnóstico lo antes posible. Esto es ventajoso para guardar los estudios en cuestión de manera fácil, rápida y segura.

Referencias

Recomendaciones

Cada vez es más común encontrar el uso de la tecnología aplicada a la ciencia médica. Esto es una gran virtud para este sector
El ultrasonido Doppler es una prueba para el diagnóstico de patologías cardiovasculares. También se le conoce como ecografía Doppler. Desde hace algunos años ha