¿Cómo me preparo para visitar al oncólogo?

oncologo

Descubre en qué casos debemos solicitar una consulta con un médico oncólogo, cómo prepararte para la cita y cuáles son las condiciones médicas en las que se especializa.

Como puede suceder al enfrentarnos a la posibilidad de enfrentar enfermedades, nos surgen una infinidad de interrogantes. Antes de ceder ante el temor y la incertidumbre, la mejor alternativa de enfrentar cualquier tipo de enfermedad es con la información pertinente.

En el caso de la posibilidad de un diagnóstico de cáncer, lo mejor que podemos hacer es consultar a un oncólogo, el médico especialista en el diagnóstico y tratamiento del cáncer. Conoce a continuación más sobre esta rama de la medicina.

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es una enfermedad en la que se reproducen células anómalas descontroladamente, afectando los tejidos corporales. Estas células cancerígenas pueden surgir en diferentes partes del cuerpo al esparcirse mediante el sistema linfático o sanguíneo.  

Sin embargo, en la actualidad el avance de la tecnología ha sido una esperanza para muchos pacientes con cáncer.  En años recientes nuevas terapias y métodos de diagnóstico han aumentado las posibilidades de recuperación para quienes lo padecen.

En la medicina, la persona encargada de esta área son los médicos oncólogos. Es importante que al momento de visitar al oncólogo, todas aquellas preguntas que puedas plantearte se las consultes sin ningún temor, ya que se encontrará en disposición y capacidad de resolver o aclarar cualquier pregunta realizada. 

¿De qué se encarga la oncología y cuál es la labor de un oncólogo? 

La oncología es la rama de la medicina encargada de estudiar y tratar el cáncer en los pacientes.

El oncólogo está encargado de gestionar la atención del paciente durante todo el transcurso de su enfermedad, comenzando por un diagnóstico

Por lo general, el inicio de la relación con un médico oncólogo se desarrolla del siguiente modo:

  • Se realiza un diagnóstico y explica en qué etapa se encuentra el cáncer. Para llegar a este diagnóstico, es posible que se le soliciten al paciente distintos estudios clínicos.
  • Se habla acerca de todos los posibles tratamientos que se le pueden administrar al paciente y se hacen recomendaciones.
  • Inicia el tratamiento del paciente de acuerdo con lo acordado previamente. En esta etapa es posible que entren en juego otros médicos especialistas, dependiendo de la zona del cuerpo afectada.
  • El médico ofrecerá apoyo en todo momento para lidiar con los síntomas y los efectos secundarios de la enfermedad y el tratamiento.

Para la mayoría de los pacientes con cáncer, un componente muy importante es establecer una relación de confianza con su oncólogo. Es importante sentir que se cuenta con un profesional que estará presente durante todo el proceso para ofrecer las mejores soluciones.

¿Qué pruebas médicas diagnostican el cáncer?

Dependiendo de la zona del cuerpo y los síntomas individuales, un médico puede indicar distintos estudios clínicos si sospecha de la presencia de cáncer. Algunas pruebas que ayudan a la detección son:

  • Análisis de laboratorio. Debido a la concentración de ciertas sustancias en nuestro cuerpo, un médico puede solicitar pruebas de sangre, de orina y otros fluidos corporales.
  • Biopsia. Se toma una muestra de tejido de la parte afectada del cuerpo para comprobar si hay presencia de células cancerosas a nivel microscópico. Esta prueba suele indicarse después de que hay alguna confirmación previa por medio de un estudio de imagen.
  • Estudios de imagen. Las pruebas de radiología e imagenología pueden ayudar a detectar masas en el cuerpo, que podrían o no ser tumores malignos (cancerígenos). Estas pruebas pueden incluir radiografías, mastografías o mamografías en el caso de la detección del cáncer de mama, ultrasonido, resonancia magnética, tomografía computarizada y tomografía por emisión de positrones. Que se realice un estudio u otro dependerá de la decisión del médico tratante.
  • Endoscopias. Dependiendo de la zona del cuerpo de interés, se pueden practicar otros estudios más específicos para confirmar la presencia de cáncer, como las endoscopias. En este estudio, el médico inserta una sonda iluminada en el cuerpo. Por ejemplo, la  colonoscopia analiza el colon y recto, y la broncoscopia es un examen de la tráquea, pulmones y bronquios.

Todos estos estudios clínicos se indicarán puntualmente por un especialista si es que presentas síntomas, o bien, si forman parte de tu rutina anual de cuidado de la salud debido a tu edad o situación particular.

¿Qué consejos y recomendaciones debes seguir al visitar al oncólogo? 

Sabemos lo difícil que puede resultar tan solo pensar en enfrentar un diagnóstico de cáncer, pero es de vital importancia que consultes a este especialista. A continuación te damos algunos consejos para que esta consulta resulte muy beneficiosa para ti y obtengas respuestas a todas tus preguntas.

Como pacientes, es fundamental no cerrarnos a pensamientos o ideas que pueden resultar erróneas. Por el contrario, debemos estar abiertos a las soluciones para hallar la mejor solución para nuestro caso particular.

  • Reúne información médica importante sobre ti y tus familiares. Al momento de preparar tu historia clínica, esto será de ayuda para el oncólogo.
  • Lleva contigo los estudios clínicos e interpretaciones que te hayan practicado antes, y que te llevaron a consultar al médico oncólogo.
  • Si es posible, procura asistir a la consulta en compañía de un ser querido. Lo más recomendable es que vayas con algún familiar, amigo cercano o pareja. Esta persona también puede ayudarte a comprender la información que estás recibiendo si resulta muy abrumador para ti en ese momento.
  • Anota cualquier tipo de pregunta o duda que se te pueda venir a la cabeza y desees aclarar. Es completamente normal sentir diferentes tipos de emociones como miedo, nervios, shock e incertidumbre. Es posible que no te concentres en esas dudas que tenías antes de llegar al consultorio, por lo que es una buena idea prepararlas con anticipación.
  • En este sentido, puedes expresarle al médico cómo te sientes. El oncólogo puede ayudarte a lidiar con estas emociones o recomendarte otro especialista para que te ayude con este aspecto emocional.
  • Sigue al pie de la letra todas las recomendaciones del oncólogo. De igual forma, es una buena idea anotarlas para no olvidar ninguna. 
  • Te encuentras en todo el derecho de recibir toda la información sobre tu caso y un diagnóstico que sea claro y conciso. También puedes preguntar acerca de las alternativas de tratamientos que se te otorguen.
  • Estás en tu derecho de preguntar y decidir junto con tu oncólogo cuál es el mejor  tratamiento para tu caso específico.
  • Toma un tiempo de reflexión una vez hayas salido de tu cita con el oncólogo. Es importante procesar todo lo que haya pasado en la consulta.
  • Conversar con tus seres queridos es uno de los pasos más aconsejables, tanto para sentirnos mejor como para poder tomar decisiones importantes. Recuerda que también puedes acudir a un experto en psicología u otras ramas de la salud mental que te ayude a lidiar con el diagnóstico de cáncer.

Mantener una relación de cercanía y confianza con el médico oncólogo puede hacer más fáciles las visitas. Es una excelente práctica aprovechar el tiempo de las citas médicas para que la información que recibas sea precisa y en tu beneficio. 

Por último, recuerda que estás en derecho de pedir una segunda opinión si no estás conforme con tu diagnóstico, tratamiento o recomendaciones.

Referencias

Cómo se diagnostica el cáncer. Instituto Nacional de Cáncer (NHI).

Recomendaciones