La importancia de la norma ISO 9001 en la industria de la salud

ISO9001 en salud

En la era digital, el sector sanitario se enfrenta a una presión cada vez mayor para reducir costes y aumentar la eficiencia. Para conseguirlo, las organizaciones buscan una certificación que demuestre su capacidad para ofrecer productos y servicios de forma fiable y coherente. Han reconocido que el cumplimiento de estas normas también tiene beneficios que van más allá de ayudarles a cumplir los objetivos y a buscar oportunidades de ahorro. La implantación de un sistema de gestión de la calidad no sólo les ayuda a cumplir esas normas, sino que también les da una idea de cómo pueden mejorar y eliminar cualquier cuello de botella o ineficacia en sus operaciones.

Con tantas opciones de certificación disponibles, es importante elegir la adecuada para las necesidades y los recursos de su organización. Una de las certificaciones más adoptadas es la ISO 9001, que significa la norma número 9001 de la Organización Internacional de Normalización (o «calidad»). Veamos con más detalle por qué esta certificación es tan beneficiosa si trabaja en el sector sanitario

Accede a una demo de Eva PACS gratis:

¿Qué es ISO 9001?

ISO 9001 es la norma internacional más adoptada para los sistemas de gestión de la calidad y la gestión empresarial. La norma se divide en una serie de cláusulas, cada una de las cuales tiene un propósito, una descripción y un método de aplicación específicos. Actualmente hay cinco versiones reconocidas de la norma. La versión más reciente se publicó en 2018. ¿Por qué es importante? Las organizaciones que han implantado un sistema de gestión de la calidad y están en proceso de solicitar la certificación están obligadas a seguir la versión que estaba en vigor en el momento de su implantación. La cláusula que figura a continuación es sólo un ejemplo de cómo puede aplicarse la norma al sector sanitario. Sirve como punto de partida útil para comprender mejor las ventajas generales de esta certificación, así como sus limitaciones.

¿Por qué es beneficiosa la certificación ISO?

Las organizaciones certificadas según la norma ISO 9001 han demostrado que disponen de la estructura organizativa, los recursos y los sistemas de gestión necesarios para ofrecer productos y servicios de forma coherente y conforme a las expectativas de los clientes. La obtención de esta certificación transmite a los clientes actuales y potenciales el mensaje de que su organización se toma en serio la calidad y de que dispone de las herramientas adecuadas para identificar posibles riesgos y problemas, y para corregirlos antes de que se conviertan en tales. La certificación ISO también proporciona beneficios más allá de la satisfacción del cliente. Al implantar un sistema de gestión de la calidad certificado, las organizaciones pueden beneficiarse de una mayor eficiencia y una reducción de los residuos, así como de un mayor compromiso de los empleados y un mejor entorno de trabajo.

¿Qué significa la certificación ISO 9001 para el sector sanitario?

Las organizaciones del sector sanitario están obligadas a cumplir muchas normas diferentes, incluidas las normas medioambientales y de seguridad. La certificación ISO 9001 significa que una organización ha implantado un sistema de gestión de la calidad certificado y ha sido auditada para garantizar que cumple esa norma. Las organizaciones que cumplen los requisitos de la certificación ISO 9001 deben implantar un sistema de gestión de la calidad documentado que se evalúa periódicamente y es verificado por una tercera parte independiente. La certificación es válida por un período de tres años. Las organizaciones deben renovar su certificación sometiéndose a un proceso de reevaluación cada tres años.

Limitaciones de la norma ISO 9001

La certificación ISO 9001 no tiene en cuenta las necesidades específicas de los distintos sectores, como la industria sanitaria. Aunque ayuda a las organizaciones a establecer las mejores prácticas y a eliminar las ineficiencias, también requiere una importante inversión de tiempo y recursos. Además, no permite conocer los procesos que inician los pedidos de los clientes ni la experiencia del cliente en su conjunto. Las organizaciones que implementan la certificación ISO 9001 también deben estar dispuestas a realizar cambios cuando sea necesario. El proceso de certificación es auditado periódicamente por un tercero independiente y las organizaciones deben estar dispuestas a realizar los cambios que sean necesarios para cumplir con los requisitos de certificación.

Conclusión clave

La certificación ISO 9001 es una norma ampliamente aceptada que ayuda a las organizaciones a mantener la coherencia y lograr la satisfacción del cliente a través de productos y servicios de calidad. Aunque es beneficiosa para una amplia gama de sectores, incluido el sanitario, requiere una inversión significativa y no tiene en cuenta las necesidades específicas del sector sanitario.

Recomendaciones