Cáncer de mama / Diagnóstico / Prevención

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de mama?

13 enero, 2021
avatar
Escrito por:
Eva Experts

Nos han contado que debemos evitar ciertos hábitos que podrían terminar desarrollando cáncer de mama. Sin embargo, más allá de mitos y suposiciones, es importante consultar a los expertos en el tema sobre los factores de riesgo de este tipo de cáncer.

Antes que nada, tenemos que definir a los factores de riesgo como todo aquello que aumenta la probabilidad de padecer cáncer de mama. Aquí te hablaremos de cada uno de ellos, ¿empezamos?

Si bien estos pueden influir en el desarrollo de esta enfermedad, la gran mayoría no están relacionados con ella de forma directa. Por eso es que, más que preocuparte, queremos incentivarte a tomar el control de tu salud

Ahora bien, la presencia de alguno de los factores de riesgo no da por sentado que se desarrollará cáncer de mama, así como la ausencia de los mismos no significa que podamos bajar la guardia frente a este padecimiento.

Hay mujeres que presentan cáncer de mama, aunque no se hayan visto expuestas a ningún factor de riesgo conocido. Y cuando actuamos sobre estos factores, solo reducimos la probabilidad de padecer este tipo de cáncer.

Ser mujer, por ejemplo, es uno de los factores de riesgo sobre el que no tenemos control, sin embargo, existen otros factores que sí se pueden cambiar a través de la toma de conciencia y cambio de hábitos. Hablemos de todos ellos.

Factores de riesgo que NO se pueden cambiar

  • La edad. Mientras más nos hagamos mayores, el riesgo de desarrollar esta enfermedad aumenta. La mayoría de los cánceres de mama se diagnostican una vez superados los 50 años de edad.
  • Antecedentes familiares de cáncer de mama. El riesgo de padecer esta patología aumenta considerablemente si la madre, la hermana, la hija o varios integrantes de la familia paterna o materna han sido diagnosticadas con cáncer de mama o cáncer de ovario. 

Inclusive, tener un pariente de primer grado de sexo masculino con cáncer de mama (así es, el cáncer de mama también es cosa de hombres) se considera un factor de riesgo para la mujer. Tómalo en cuenta.

  • Mutaciones genéticas. Se estima que entre el 5% y el 10% de los diferentes tipos de cáncer de mama son de carácter hereditario, causados por la presencia de genes como el BRCA1 y el BRCA2.

El término BRCA proviene de las dos primeras letras de “cáncer de mama” en inglés “breast cancer”). Un análisis de sangre puede detectar este tipo de genes y, entonces, tendrás más información para tomar mejores decisiones sobre tu salud.

  • Tener mamas densas. A mayor volumen habrá mayor existencia de tejido conjuntivo que de tejido adiposo, esto suele dificultar la detección de tumores en una mamografía. Algunas resultan con resultados no concluyentes.

De ahí la importancia de complementar tus chequeos de rutina con estudios Eva de termografía mamaria, pues, además de no emitir radiación, según nuestros estudios, es eficaz en todas las densidades mamarias. 

  • Antecedentes menstruales. Un inicio de la menstruación antes de los 12 años de edad y comienzo de la menopausia pasados los 55 años de edad, exponen a las mujeres a hormonas por una mayor cantidad de tiempo, aumentando el riesgo de cáncer de mama.
  • Antecedentes personales de cáncer de mama. Haber tenido ya este tipo de cáncer genera mayores probabilidades de tener esta enfermedad por segunda vez. Si es tu caso, toma medidas preventivas a la brevedad.

Se estima que se tienen de 3 a 4 veces más posibilidades de desarrollar un nuevo cáncer en el otro seno o en una parte distinta de la misma mama, incluso cuando se ha padecido de enfermedades de mama no cancerosas.

  • Distribución geográfica. En México, el cáncer de mama ocupa el primer lugar en incidencia de neoplasias malignas en las mujeres, representando actualmente un 11.34% de todos los casos de cáncer.

Hoy en día, hay un incremento global de casos de cáncer de mama de aproximadamente un 1.5% anual, pero la incidencia es aún mayor en países de economías emergentes, probablemente debido a la escasa cultura de prevención.

  • Exposición a la radiación. La exposición a radiación ionizante en el pecho o en las mamas antes de los 30 años de edad puede aumentar el riesgo de que una mujer contraiga cáncer de mama. 

Sin embargo, es importante que sepas que la cantidad de radiación que se recibe durante la mamografía anual no se ha asociado con un aumento del riesgo de desarrollar cáncer de mama. ¡Así que no tengas miedo, chécate!

Factores que SÍ se pueden cambiar

  • Falta de actividad física. Mantenerse inactiva trae consigo sus consecuencias, y una de ellas es un mayor riesgo de tener cáncer de mama. 

La actividad física regular puede protegernos de esta patología, ayudándonos a mantener un peso corporal saludable.

Mantenernos activas, además, disminuye los desequilibrios hormonales que pueden provocar cambios en el metabolismo y enfermedades del sistema inmunitario.

  • Sobrepeso. Las mujeres obesas y con sobrepeso tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de mama en comparación con las mujeres que mantienen un peso saludable.

A su vez, tener sobrepeso también aumenta el riesgo de que este cáncer vuelva a aparecer en las mujeres que ya pasaron por dicho diagnóstico. Así que cuida de ti en todo momento. 

El Instituto Nacional del Cáncer, en Estados Unidos, ha observado un aumento del 20 al 40 % en el riesgo de presentar cáncer de seno en mujeres con obesidad y en relación con aquellas que tienen un peso saludable. 

  • Antecedentes reproductivos y de lactancia. Un primer embarazo después de los 30 años de edad o que el embarazo no llegue a término podría representar más riesgo de padecer cáncer de mama. 

Ser madre reduce el riesgo de desarrollar esta enfermedad, debido a que empuja a las células mamarias hacia la última fase de la maduración.

Además, diversos estudios en torno a la lactancia materna sugieren que puede alejarnos del cáncer de mama

  • Consumir hormonas. Algunas formas de terapia de reemplazo hormonal sugeridas durante la menopausia pueden aumentar el riesgo de cáncer si se consumen por más de cinco años.

También ciertos anticonceptivos orales (píldoras) aumentan el riesgo de cáncer. Por eso, es importante que decidas respecto a tu salud de la mano de un profesional en la materia.

Nuestros hábitos sociales pueden reducir el riesgo de cáncer

  • Consumo excesivo de alcohol. En diversas investigaciones, se revela que las bebidas alcohólicas, como la cerveza, el vino, y el licor, aumentan el riesgo de las mujeres de sufrir cáncer de mama. 

Esto es debido a que el alcohol puede incrementar en el organismo los niveles de estrógeno y otras hormonas asociadas al cáncer de mama positivo para receptores de hormonas. 

Además, cuando se bebe alcohol, el cuerpo lo convierte en una sustancia química tóxica llamada “acetaldehído”. Este daña el ADN que controla el crecimiento y funcionamiento normal de las células del cuerpo. 

Finalmente, si se daña el ADN, una célula puede comenzar a crecer sin control y formar un tumor canceroso.

Por eso es que se recomienda consumir, como máximo, una bebida al día en el caso de las mujeres. 

  • Fumar. No solo es un factor de riesgo del cáncer de mama, causa diversas enfermedades y está vinculado a un mayor riesgo de enfermedad en mujeres jóvenes. 

La exposición intensa, aún de manera pasiva al humo del cigarrillo, está vinculada con un gran aumento en la posibilidad de desarrollar cáncer de mama en mujeres posmenopáusicas. 

Fumar también puede aumentar las complicaciones en el tratamiento de cáncer de mama, causando dificultad para sanar después de la cirugía y reconstrucción mamaria y provocando un riesgo más alto de coágulos sanguíneos al tomar medicamentos de terapia hormonal.

  • Estilo de vida. Los estudios realizados en este sentido, apuntan a que el riesgo de desarrollar esta y otras enfermedades, se debe a la ingesta de calorías totales más que solo al consumo de la grasa animal.

Sin embargo, las personas vegetarianas y con un hábito de vida orientado a la reducción del consumo de grasa, han demostrado poseer una mayor protección frente al cáncer de mama. 

Ahora bien, aunque existen factores de riesgo de cáncer mama que no se pueden reducir, hay mucho que podemos hacer para tomar el control de la salud de nuestros pechos. 

Sin duda, mejorar nuestro estilo de vida no solo puede reducir el riesgo de cáncer de mama, sino que también se recomienda para una buena salud integral.

Todas estamos expuestas al cáncer de mama, pero la detección precoz está en nuestras manos y puede salvar nuestras vidas. 

Monitorea la salud de tus pechos sin contacto, sin dolor y sin radiación en Eva Center, así te sentirás mucho más segura respecto a tu salud.

Recuerda que, en el camino del autocuidado, no estás sola, vamos contigo.

Test de riesgo de factores

Referencias:

  1. Pruebas genéticas para BRCA1 y BRCA2: MedlinePlus enciclopedia médica
  2. Oncoguía
  3. Obesidad y cáncer
  4. Alcohol y el riesgo de cáncer

Cáncer De Mama
Factores De Riesgo Del Cáncer
Factores De Riesgo Del Cáncer De Mama
Riesgo De Padecer Cáncer De Mama
ENCUÉNTRANOS EN INSTAGRAM @EVACENTER.MX
NOSOTROS
Inicio
EVA
Blog
AYUDA
55 6909 2440
55 5350 8883
SOBRE EVA
Eva es un método auxiliar para la detección del cáncer de mama y debe ser utilizado como un coadyuvante a estudios de imagen como la mastografía.

Número de permiso de publicidad COFEPRIS 193300201A1822
SÍGUENOS:

© Eva 2021
Todos los Derechos Reservados
Términos y condicionesPolítica de privacidad