¿Cuáles son los estudios para detectar el cáncer de mama?

Tipos de estudios de detección del cáncer de mama

El cáncer de mama es una enfermedad compleja, así que cuanto más temprano se tenga un diagnóstico, mejor será el pronóstico. Existen varios tipos de estudios para detectar el cáncer de mama, conócelos a continuación. 

Existen diversos estudios para detectar el cáncer de mama, así como muchos otros exámenes para diagnosticarlo a tiempo. Los estudios de detección incluso pueden revelar anomalías antes de la presencia de síntomas visibles.

El propósito de estos estudios es diagnosticar el cáncer en una etapa temprana, en la cual hay mayores probabilidades de curación. Los médicos también se valen de estos estudios diagnósticos para determinar cuál es el mejor tratamiento a seguir según cada caso.

Algo importante es que si tu médico llega a solicitar un examen de detección, no significa que considera que tienes cáncer de mama. Es normal que estos estudios se realicen cuando todavía no hay síntomas presentes. Ese es su objetivo, adelantarse a la aparición de los síntomas.

Sin embargo, si estos exámenes de detección arrojan resultados anormales, puede ser que se necesiten más pruebas para determinar el padecimiento de cáncer. Por lo cual, en esta etapa, sí entran en juego los estudios para detectar el cáncer de mama.

En este caso, los médicos pueden optar por realizar una serie de exámenes adicionales con el fin de obtener un diagnóstico acertado del padecimiento y la etapa en la que se encuentra. Es muy probable que se te remita a un especialista en mamas o a un cirujano.

Esto no quiere decir que vas a necesitar de cirugía, sin embargo, estos médicos son los expertos en la valoración de problemas mamarios.

Es importante que sepas que los médicos también realizarán pruebas para conocer si el cáncer se ha expandido a otras partes del cuerpo, más allá de las mamas o los ganglios linfáticos debajo del brazo. Si esto sucede, estamos hablando de una posible metástasis.

Los profesionales de la salud indicarán los pasos a seguir y qué estudios de detección son recomendables.
Los profesionales de la salud indicarán los pasos a seguir y qué estudios de detección son recomendables. Foto: Nensuria.

Tipos de estudios para detectar el cáncer de mama

Por lo general los estudios para diagnosticar el cáncer de mama dan inicio cuando una mujer o su médico descubren una masa o calcificaciones anormales mediante una mamografía de detección, cuando se detecta un bulto o un nódulo en la mama durante la autoexploración o durante un examen clínico.

No todos los estudios que se mencionan a continuación se utilizarán en todos los casos. Tu médico puede considerar algunos factores al elegir una prueba de diagnóstico, entre ellos:

  1. Tipo de cáncer que se sospecha.
  2. Signos y síntomas.
  3. Tu edad y estado de salud general.
  4. Resultados de pruebas médicas anteriores.

Los siguientes estudios pueden utilizarse para diagnosticar el cáncer de mama o para realizar un seguimiento después de haberse diagnosticado el cáncer de mama.

Estudios por imágenes para detectar el cáncer de mama

Los estudios de esta categoría brindan una perspectiva mediante imágenes del interior del cuerpo. En este caso, son aplicados a la mama, y su propósito es conocer más acerca de una anomalía encontrada en la mama durante un examen de detección. Estos abarcan:

  • Mastografía de diagnóstico. Es similar a la mastografía de detección pero, en este caso, se toman más imágenes de la mama. Comúnmente, se lleva a cabo cuando la mujer experimenta signos, tales como un bulto nuevo o secreción del pezón.

Esta clase de mastografía también puede realizarse si en una mastografía de detección se encuentra algo sospechoso.

  • Ecografía. También conocido como ultrasonido de la mama, es un estudio que utiliza ondas de sonido para crear una imagen del tejido mamario. Puede distinguir entre una masa sólida que podría ser cáncer y un quiste lleno de líquido, el cual, regularmente, no es canceroso.
El estudio de ultrasonido funciona con ondas sonoras que arrojan imágenes del interior del cuerpo.
El estudio de ultrasonido funciona con ondas sonoras que arrojan imágenes del interior del cuerpo. Foto: wavebreakmedia_micro.
  • Resonancia magnética. Este examen funciona con campos magnéticos en lugar de rayos X, con la finalidad de producir imágenes detalladas de la mama.

Para llevarla a cabo, se administra un tinte especial (medio de contraste antes) de la exploración para ayudar a generar una imagen clara del posible cáncer. Este tinte se puede inyectar en una vena del paciente o puede administrarse en forma de píldora o líquido para tragar.

Es común realizar la resonancia magnética de mama a una mujer a la que se le haya diagnosticado cáncer, para así estar al tanto de cuánto se ha expandido el cáncer en la mama o en otra parte del cuerpo, de ser el caso.

Cabe destacar que este estudio para diagnosticar el cáncer de mama también es una opción de detección, junto con la mastografía, en algunos casos de pacientes con un riesgo elevado de desarrollar cáncer de seno.

La resonancia magnética usa campos magnéticos para obtener imágenes del interior del cuerpo.
La resonancia magnética usa campos magnéticos para obtener imágenes del interior del cuerpo.

Biopsia para detectar el cáncer de mama

De forma sencilla, la biopsia consiste en extirpar una cantidad pequeña de tejido para su posterior análisis a través de un microscopio.

Su importancia radica en que, si bien otras pruebas pueden indicar la presencia de cáncer, solo una biopsia permitirá formular un diagnóstico definitivo.

Tipos de biopsia

Las biopsias se clasifican según la técnica o el tamaño de la aguja utilizada para obtener la muestra de tejido. Los tipos son:

  • Biopsia por aspiración con aguja fina. En este tipo de biopsia se emplea una aguja fina para extraer una pequeña muestra de células para su posterior análisis.
  • Biopsia profunda con aguja. En este caso, se utiliza una aguja más ancha para extraer una muestra un poco más grande de tejido. Usualmente, este es el método de biopsia más utilizado para determinar si una anomalía detectada a través de un examen físico o un estudio por imágenes se trata de cáncer de mama.
  • Biopsia por incisión. Este tipo de biopsia extrae una cantidad mayor de tejido. No se recomienda este tipo de biopsia como método de diagnóstico de cáncer de mama. En cambio, se recomiendan las biopsias profundas con agujas no quirúrgicas. Esto es debido a que como se realiza a través de una cirugía, es mejor optar por un solo procedimiento quirúrgico una vez se tenga el diagnóstico para extirpar el tumor y tomar las muestras de los ganglios linfáticos.
  • Biopsia guiada por imágenes. Durante este procedimiento, se emplea la ayuda de una técnica por imágenes como las descritas anteriormente, para así guiar a la aguja hacia el lugar necesario. 
  • Biopsia del ganglio linfático centinela. En este procedimiento se tiene como objetivo averiguar si los ganglios linfáticos adyacentes han sido invadidos por el cáncer. 

Ahora bien, la biopsia no arroja resultados por sí sola, sino que se necesita de un análisis de la muestra extraída. Esa información ayudará al médico a conocer más de las características específicas de un cáncer.

Es de suma importancia que el médico tenga conocimiento de los resultados, pues permitirá trazar una ruta de tratamiento óptima, según el tipo de cáncer que se presente.

Se hacen estudios en microscopio a partir de la muestra de una biopsia.
Se hacen estudios en microscopio a partir de la muestra de una biopsia. Foto: Freepik.

¿Qué tipos de resultado arroja una biopsia?

Dentro del análisis de la muestra para diagnosticar cáncer de mama, se pueden encontrar:

  • Características del tumor. Se realiza un examen microscópico en el tumor para determinar si es invasivo o in situ, ductal o lobular, y si el cáncer se ha expandido a los ganglios linfáticos.
  • ER y PR. Las pruebas de ER (receptores de estrógeno) y PR (receptores de progesterona) ayudan a determinar el riesgo de una posible recurrencia de cáncer de mama en la paciente y el tipo de tratamiento que posea mayores probabilidades  de disminuir este riesgo. 
  • HER2. Esta prueba solo se realiza en tipos de cáncer invasivos, y ayuda a determinar si los fármacos dirigidos al receptor del HER2 (proteína que promueve el crecimiento de células cancerosas) para el tratamiento de anticuerpos, pueden ayudar a tratar el cáncer.
  • Grado. A través de una biopsia también se puede determinar el grado de un tumor. Establece la diferencia que existe entre las células cancerosas y las células normales, así como si su aspecto es de crecimiento rápido o lento. Existen 3 grados: grado 1 (mucha diferencia), grado 2 (diferencia moderada) y grado 3 (poca diferencia).
  • Pruebas moleculares del tumor. Existe la posibilidad de que tu médico recomiende llevar a cabo otros análisis de laboratorio en una muestra tumoral con la finalidad de identificar los genes, proteínas y otros factores específicos del tumor. Esto ayudará a tu médico a descubrir de qué subtipo de cáncer se trata.

Análisis de sangre

Si bien no es un estudio para diagnosticar el cáncer de mama, quizá tu médico necesite llevar a cabo varios tipos de análisis de sangre. Pueden realizarse antes o después de la cirugía, de ser el caso. Estos pueden ser:

  • Hemograma completo. A través de un hemograma completo, se calcula la cantidad de tipos diferentes de glóbulos, como glóbulos rojos y glóbulos blancos. Este se realiza para asegurarse de que la médula ósea funciona bien.
  • Análisis químico de sangre. Este análisis evalúa el correcto funcionamiento del hígado y de los riñones.
  • Pruebas de hepatitis. Usualmente se llevan a cabo con la finalidad de verificar la presencia de exposición previa a la hepatitis B o C.

Las mujeres que poseen evidencia de una infección activa por hepatitis B podrían necesitar de un medicamento especial para inhibir el virus antes de recibir quimioterapia. 

Sin este medicamento, la quimioterapia podría provocar que el virus crezca y dañe el hígado

Es posible que el médico indique llevar a cabo análisis de sangre para complementar el diagnóstico.
Es posible que el médico indique llevar a cabo análisis de sangre para complementar el diagnóstico. Foto: Rawpixrl.

Consideraciones finales sobre los estudios para detectar el cáncer de mama

Para finalizar, se puede decir que, después de que se hayan llevado a cabo los estudios para diagnosticar el cáncer de mama, se realizarán otros estudios con la finalidad de averiguar si las posibles células cancerosas se han expandido dentro de la mama o hacia otras partes del cuerpo.

Los resultados de los estudios para diagnosticar este tipo de cáncer también serán de gran ayuda para que el médico describa el cáncer. Esto se conoce como determinación de estadio o etapa.

Es crucial conocer en qué etapa se encuentra el cáncer para que el médico pueda recomendar el tratamiento más adecuado. Si deseas conocer más acerca de las etapas del cáncer de mama, te invitamos a leer este artículo que también hemos creado para ti: Etapas del cáncer de mama: ¿Cómo se desarrolla? 

Recuerda que una detección temprana siempre nos brindará el mejor pronóstico. No te dejes para después. 

Referencias:

  1. Exámenes de detección del cáncer de seno (mama) (PDQ®)–Versión para pacientes – Instituto Nacional del Cáncer (cancer.gov)
  2. Cáncer de mama: Diagnóstico | Cancer.Net

Recomendaciones