Cáncer de mama durante el embarazo

Cáncer de mama y embarazo

Es poco frecuente que el cáncer de mama y el embarazo ocurran al mismo tiempo. Sin embargo, el cáncer de mama durante el embarazo afecta a 1 de cada 3 mil mujeres. Descubre a continuación sobre cómo puede detectarse en esta etapa sin afectar la salud del bebé.

El cáncer de mamá es el tipo de cáncer más común detectado durante el embarazo. Teniendo en cuenta lo anterior, es importante prestar atención a los cambios que ocurren en nuestro cuerpo durante el embarazo, en especial en los pechos. Recuerda que la detección temprana del cáncer de mama es esencial para establecer un tratamiento adecuado. 

Las buenas noticias son que existen diversas opciones para tratar el cáncer de mama y llevar un embarazo saludable al mismo tiempo.

 ¿Cómo distinguir los cambios en mis pechos?

Durante el embarazo, es normal experimentar diversos cambios hormonales. Como consecuencia, estos cambios también producen modificaciones en nuestro cuerpo. Específicamente en los pechos, puede sentirse un aumento de tamaño, hipersensibilidad, cambios en el tejido mamario (haciéndolos más densos), e incluso la formación o presencia de bolitas en los pechos.

Todo esto complica la detección de cáncer mama durante el embarazo. Sin embargo, si notas la presencia de un bulto o masa extraña en tu pecho, es primordial acudir con tu ginecólogo.

Si estoy embarazada y sospecho de cáncer de mama, ¿qué pruebas puedo hacerme?

Sabemos que tu preocupación principal es la salud de tu bebé, sin embargo, la detección oportuna de cáncer de mama es importante. Los estudios recomendados dependen del trimestre de embarazo y las recomendaciones de tu médico. Por lo general, estos son los estudios que se indican para los casos de sospecha de cáncer de seno en embarazadas:

Ultrasonido. Es, generalmente, la primera opción para realizar una detección, ya que no usa radiación. Además de ser un estudio sencillo, permite evaluar cambios en los pechos y detectar la presencia de cualquier bulto en el seno.

Termografía. Este estudio de imagen no emite radiación, y consiste en analizar la temperatura de tus pechos, por lo que es seguro durante el embarazo.

Mastografía. Según las indicaciones del médico, convendrá o no realizarse este estudio durante la gestación, pues sí implica una pequeña cantidad de radiación sobre los pechos.

Resonancia magnética. Es un estudio frecuentemente utilizado debido a que los riesgos son mínimos durante el embarazo y permite realizar cualquier hallazgo de anomalías en el seno. Sin embargo, se recomienda no utilizar un medio de contraste debido a que podría poner afectar la salud del bebé.

Biopsia de mama. Si se ha detectado alguna anormalidad en el pecho que pudiera ser indicativo de cáncer de mama durante el embarazo, realizar una biopsia será el siguiente paso. En este estudio se extrae una pequeña muestra de tejido mamario para analizarlo y determinar si es canceroso. Esto no pone en riesgo la salud del feto.

Me detectaron cáncer de mama durante el embarazo, ¿qué sigue?

Si se ha diagnosticado cáncer de mama, el siguiente paso es determinar la etapa en la que se encuentra el cáncer. Para ello, serán necesarias nuevas pruebas o estudios que permitan identificar el estadio del cáncer y el tratamiento que será necesario.

Recuerda que, para que el bebé esté bien, debes cuidar de tu salud y bienestar, por lo cual iniciar un tratamiento garantizará la supervivencia y mejor estado de ambos.

Tratamientos para el cáncer de mama durante el embarazo

La elección de un tratamiento adecuado dependerá del personal médico, todas las decisiones girarán en torno a los resultados obtenidos.

  • El tamaño del tumor detectado.
  • Localización del tumor.
  • Diseminación del cáncer, si se ha propagado a otras zonas del seno o ganglios.
  • Trimestre de embarazo.
  • Tu decisión.

La presencia de cáncer de mama y embarazo, al mismo tiempo, limita las opciones de tratamiento, puesto que la protección del bebé suele ser una de las mayores preocupaciones para cualquier mujer. 

El tipo de tratamiento debe ser planificado de forma cuidadosa entre
tu ginecólogo, tu oncólogo y tú.

Ten en cuenta que, como en cualquier otra etapa de la vida, el objetivo de cualquier mujer con cáncer de mama es evitar su propagación y curarse de la enfermedad, es aquí donde la toma de decisiones puede tornarse algo difícil.

Las opciones de tratamiento suelen estar limitadas: la cirugía de seno es la opción más segura durante cualquier trimestre del embarazo. Después está la opción de la quimioterapia, que únicamente es recomendable durante el segundo o tercer trimestre, ya que en el primer trimestre podría afectar al feto.

Otras opciones como la terapia hormonal, la radioterapia o la terapia dirigida no se recomiendan durante el embarazo para evitar afectar al bebé.  

Acércate a los profesionales médicos para saber más sobre los cambios de tu cuerpo durante el embarazo.
Acércate a los profesionales médicos para saber más sobre los cambios de tu cuerpo durante el embarazo, así como si tienes sospechas de cáncer de mama.

¿Puede el cáncer extenderse y afectar al bebé?

Para finalizar, hasta la fecha no se cuentan con evidencias o hallazgos de la propagación de un cáncer de mama al feto.

Por otra parte, existe la evidencia de que el cáncer, en algunos casos, ha alcanzado y provocado afectaciones a la placenta. Y esta última, es el medio principal por el cual el feto está unido a la madre y recibe los nutrientes necesarios, de modo que estos efectos secundarios podrían provocar afectaciones también al crecimiento y estado nutricional del bebé.

Si tienes alguna sospecha o síntoma, no olvides consultar a tu médico. Proteger tu salud y la de tu bebé está en tus manos.

Referencias: 

  1. Cuando se descubre cáncer de seno durante el embarazo (cancer.org)
  2. Tratamiento del cáncer de seno durante el embarazo (cancer.org)
  3. Resonancia durante el embarazo (radiologyinfo.org)
  4. Cáncer de mama y embarazo, un decisión controvertida (elsevier.es)

Recomendaciones